Silbar a tu propio equipo es de torpes