«Nos hemos olvidado de que los niños tienen que jugar»