«Yo quiero una escuela a la que los niños quieran ir», Mar Romera.