La iniciativa de un colegio de Madrid contra los gritos en los partidos de fútbol