“No podemos caminar por senderos distintos”

Así nos responden muy seguros Jorge y Roberto cuando le preguntamos por qué apoyan el Pacto por la Educación en equipo.

Roberto Busquiel y Jorge Largo son maestros, y dos de las personas que hay detrás de MIAC, pero tras esta entrevista y el tiempo que llevamos conociéndoles lo más adecuado es decir que son “unos apasionados de la educación”. No comprenden la educación sino es en equipo. Con ellos, hemos hablado de innovación educativa, un mundo apasionante, al que nos invitan con ilusión a asomarnos y ser partícipes del mismo.

¿Qué es MIAC?

Maestros Innovadores, Alumnos Competentes, es un entorno de aprendizaje en red formado por un equipo de docentes que, con inquietud e ilusión, se proponen diariamente retos adaptados a la educación del siglo XXI. Actualmente disponemos del espacio web www.miaceduca.es donde conectamos con aquellos maestros que a día de hoy tienen las mismas inquietudes que nosotros. En él, los pensamientos e inquietudes, noticias, proyectos y/o ideas de los docentes del siglo XXI cobran vida y obtienen su propia forma. 

¿Cuáles son los objetivos de MIAC?

Ofrecer a la comunidad educativa, un espacio donde conectar con aquellos maestros y no maestros, qué a día de hoy, tienen las mismas inquietudes que nosotros en torno a la innovación y el cambio educativo.

Generar y compartir inquietudes, experiencias, proyectos que faciliten la labor diaria de muchos de los docentes del siglo XXI.

¿A qué os referís cuando habláis de Innovación Educativa?

Sinceramente creemos que estamos viviendo una situación única y realmente especial… en un estado de cambio permanente en todos los niveles. Podríamos decir que tomarle el pulso a la propia educación es algo que se antoja un tanto atrevido. Con el siglo XXI han llegado nuevas prácticas educativas. Unas totalmente rompedoras con la escuela tradicional, otras no tanto. Muchos cambios en poco tiempo, y muchas preguntas aún sobre qué métodos funcionan y cuáles no. Y es ahí, donde pretendemos estar con MIAC. La innovación en cualquier ámbito de la vida es una herramienta indispensable para continuar avanzando como sociedad. Sin embargo, la innovación en educación es si cabe aún más importante, puesto que nos permite idear nuevos formatos para la transmisión de conocimientos y ser al mismo tiempo más eficaces en nuestro empeño por contribuir al desarrollo integral de las personas y como no, de una educación de calidad. Por otro lado, destacar que la innovación también debe mirar hacia el pasado, más aún cuando muchos de nuestros alumnos, familias y profes están a caballo entre lo analógico y lo digital.

¿Están las familias incluidas dentro de la innovación educativa?

Por supuesto que están incluidas. Éstas deben y tienen que sentirse parte importante de este cambio. Sin el apoyo de ellas, es muy difícil avanzar. Como hemos dicho en otras muchas ocasiones y fieles a nuestra filosofía, “la única forma de avanzar, es contigo”. En el ámbito educativo tenemos que funcionar en equipo y las familias tienen que apoyar el trabajo que desde las aulas se está haciendo por mejorar el aprendizaje de los alumnos. No podemos caminar por senderos distintos. Para ello, tanto profesores como familias, tenemos que estar informados, formados y actualizados. Es por esta razón por la que pensamos que una buena escuela de padres es de vital importancia para acompañar la educación de los niños. Hay muchos aspectos apasionantes por descubrir, y los tenemos que descubrir juntos.

¿Por qué habéis firmado el Pacto por la Educación en Equipo? ¿Qué cambios o mejoras queréis impulsar con su firma?

Paulo Freire ya apuntaba que no sería la educación, ni las escuelas, ni los profesores quienes cambiarían el mundo, pero si es cierto, que estos últimos tendrían en sus manos el deber y la responsabilidad de educar a quienes lo van a hacer en todas sus dimensiones. A partir de esto, parece que lo lógico y sensato sea que la apuesta y confianza que se deposite en la educación sea contundente y absoluta. Más aún, cuando los datos apuntan como a pesar de que nuestros estudiantes sólo ocupen el 20%% de la población, constituyen el 100% de nuestro futuro.  Por todo ello, provoquemos que ese 20% de jóvenes, que desarrollarán funciones que hoy no existen, tengan la preparación adecuada y nivel de competencia que esta sociedad, cambiante y en plena ebullición, nos demanda. Creemos que la mejora de la calidad educativa se basa en la constante búsqueda de denominadores comunes. Siempre conscientes de que esto no excluye la existencia de la diversidad, pero bien es cierto, que frente al dilema constante entre una escuela que selecciona previamente a su alumnado para ajustar mejor la intervención educativa a las características del mismo, y una escuela que basa fundamentalmente su potencial educativo en el hecho de que sea inclusiva, que no excluya a nadie, nos decantamos decididamente por la segunda.

Para terminar, le harías alguna recomendación a familias y profesores….

Al final es cierto que todos podemos pensar que esto sería más fácil si las madres o padres…, si los alumnos…, si la administración o las instituciones…. Pero sin lugar a dudas, uno debe quedarse con aquellos contextos educativos o alumnos que saquen la mejor versión de uno mismo. Entendiendo ésta, en todas las dimensiones en las que uno es maestro. Y está claro que necesitamos recursos, formación, ratios, pactos y leyes mejores… pero sin las ganas del profesorado todo eso caerá en saco roto.

Para terminar, destacar que creemos firmemente que nuestra mayor ventaja es la capacidad que tenemos para influir en nuestros alumnos, a partir de esto, generemos experiencias y aprendizajes que recuerden el resto de sus vidas.