“Tener alma de profesor significa ser un profesor con entusiasmo, ilusión y pasión, con ardor docente”, María Rosa Espot y Jaime Nubiola