Sin duda alguna, todos podemos hablar de educación, todos podemos opinar de cómo tomar tal o cual decisión en las aulas, en los centros educativos e incluso en nuestras casas. Como consejo, es muy enriquecedor tomar un tiempo para informarse, para leer sobre las distintas propuestas, que diferentes expertos y expertas nos hacen, y a partir de ese momento, seguro que nuestros juicios tendrán un mayor peso.

Desde nuestro punto de vista, no hay una teoría mejor que otra, sólo decimos que existen distintas teorías. Las cuales, se pueden adaptar mejor o peor a tu experiencia, a tus ideas e incluso a tu forma de ver la educación. Pero todas aportan grandes experiencias y prácticas, (no son sólo teorías), que benefician en general a la comunidad educativa.

Destacamos de ellas, la importancia que le dan al diálogo y a la participación de todos los colectivos en los distintos entornos socio-educativos. Porque la educación, no es cosa única de la familia, ni tampoco de la escuela, es una tarea compartida, que debemos asumir con responsabilidad.

Sin ir más allá, aprovechemos algunos ratitos libres de estas vacaciones, para profundizar en la pedagogía de María Montessori, Método Waldorf, Reggio Emilia, Francesco Tonucci… estos, son algunos ejemplos, son los más conocidos eso sí, pero si nos ponemos a investigar un poco más, encontramos más ejemplos, que nos hacen soñar con la idea de que este cambio educativo, cada día está más cerca.